Pulsera Mala "Árbol de la vida" de 108 Perlas de Árbol de Ágata

El Árbol de Ágata nos ayuda a entender las cosas ocultas suavizando la lógica restrictiva de la mente, es una piedra del viaje interior y la conexión con la Naturaleza.

Úsala y sentirás inmediatamente una sensación de serenidad y equilibrio.

En la antigua Grecia, el Árbol de Ágata se asoció con los espíritus de los bosques y árboles. Fue enterrado en los campos durante la siembra para asegurar buenas cosechas.

Esta piedra es un vínculo delicado con la Madre Tierra, cuyo amor ella transmite. El árbol de Ágata se conecta fuertemente con la tierra, símbolo de crecimiento y fertilidad.

El Árbol de la Vida simboliza la fuerza de la vida. Pierde su follaje en invierno, pero lo encuentra cada primavera, asegurando el ciclo de la resurrección muerta, un símbolo de regeneración e inmortalidad.

Hundiendo sus raíces en la tierra y creciendo su follaje hacia el cielo, une los mundos materiales y espirituales, asegurando el equilibrio de la vida.

El Árbol de la Vida simboliza la evolución desde la misma raíz ancestral. Sus raíces son sinónimo de respeto a los mayores (padres, abuelos y antepasados).

Simboliza la única fuente de vida: los humanos, los animales, las plantas y la materia inerte provienen de la misma chispa de vida.

Esta Pulsera Mala "Árbol de la Vida" de 108 perlas de Ágata es una maravillosa representación de las energías de la Naturaleza. 

¡CONSÍGUELA HOY CON UN 45 % DE DESCUENTO!

Características:

  • Longitud de la pulsera: 60 cm para envolver la muñeca.
  • Elástico.
  • Materiales: piedras semipreciosas, árbol de ágata.
  • Metales: aleación de zinc.